En entrevista a Andina, la docente Karen Alfaro dio detalles sobre la Escuela Profesional de Bibliotecología y Ciencias de la Información y su campo laboral.

Actualmente, la bibliotecología es fundamental para la adecuada organización y gestión de una biblioteca, por lo que se ha convertido en una carrera con alta demanda en el país. Sin embargo, son pocas instituciones las que la imparten, entre ellas, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), que busca formar profesionales altamente calificados para la óptima administración de unidades de información de instituciones públicas, privadas, organismos internacionales y organismos no gubernamentales.

Al respecto, la doctora Karen Alfaro Mendives, docente de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, en entrevista a Andina, que visitó las instalaciones de la Biblioteca Central Pedro Zulen, habló sobre la formación en la Escuela Profesional de Bibliotecología y Ciencias de la Información y sus campos de acción.

“Tenemos estadísticas que detallan que el 90 % de nuestros egresados trabaja en su especialidad y que el 80 % de nuestros estudiantes labora desde sus primeros años de carrera. La demanda es enorme”, informó Karen Alfaro, quien comentó que eso se debe a que numerosas instituciones educativas, a causa de la implementación del licenciamiento y acreditación, están muy interesadas en tener expertos de este campo, ya que las bibliotecas tienen un papel muy importante en dichos procesos.

Los espacios donde pueden trabajar estos profesionales son bibliotecas públicas, escolares y universitarias, ONG, entre otros. 

La experta indicó que la formación de la citada escuela es bastante integral. “Vemos administración de empresas, la parte tecnológica, de organización, de catalogación y clasificación de libros”.

Para ello, los estudiantes deben mostrar una predisposición a la sistematización de la información, al orden, y, sobre los egresados, agregó que deben saber seleccionar, adquirir, procesar y sistematizar mucha información, generando valor agregado para satisfacer las necesidades de los usuarios en cualquier ámbito, sea público o privado, bibliotecas o empresas, y siempre apoyados en las tecnologías de la información.

En ese sentido, resaltó el plan de estudios de la referida escuela sanmarquina, cuya duración es 5 años, que está integrada por las áreas de Administración y Gestión en Unidades de Investigación; Recursos y Servicios de Información; Tecnologías de la Información, Investigación, Organización de la Información, y Archivística y Gestión Cultural.

Bibliotecólogos ayudan a la correcta gestión y organización de la información bibliográfica.

Campo laboral

“Si hablamos de espacios laborales, podemos mencionar la Biblioteca Nacional, las bibliotecas públicas, las bibliotecas escolares y las bibliotecas universitarias en cada facultad del país. Pero se trabaja también con archivos en ONG, se hace docencia, investigación, gestión de conocimiento. Son muchos ámbitos”, manifestó.

Sobre los egresados sanmarquinos, destacó que trabajan en ministerios, como docentes, administradores de los sistemas de bibliotecas de las universidades más importantes de la capital, y, a ellos, se suman bibliotecólogos que también son investigadores en el Registro de Investigadores en Ciencia y Tecnología (Regina) y aquellos que están haciendo pasantías en el extranjero.

Además, sostuvo que existen profesionales que se decantan por la ayuda comunitaria, los procesos de alfabetización, el desarrollo de la comprensión lectora o incluso el marketing; así como la difusión de contenidos en diversos espacios educativos.