Jorge Puccinelli y Georgette Vallejo.

La memoria de la escritora y poetisa francesa, viuda del vate universal liberteño, y del maestro sanmarquino y connotado discípulo de Raúl Porras Barrenechea fueron recordadas al conmemorarse, el 7 de enero pasado, el centésimo sexto y nonagésimo cuarto aniversario de sus respectivos natalicios.

“Ojalá que tu esposa sea como Georgette, una mujer que amó a su esposo, que respeta su memoria, que contribuye como lo ha hecho ella a la difusión de la verdad, de la belleza, de amor al Perú; quién no quiere tener una esposa así”, fue la apasionada defensa que Manuel Velásquez Rojas recuerda que hizo de quien fuera esposa de César Vallejo, ante lo que él consideró un injusto cuestionamiento hacia ella por parte de un reconocido historiador peruano.

La anécdota ocurrida hace varias décadas, cuando dicho historiador estaba próximo a casarse, no hace más que enfatizar el profundo respeto y admiración de Velásquez Rojas hacia la viuda de Vallejo fallecida en Lima, en 1984. “Georgette era una mujer muy humana, no sé por qué razón la atacaban. Quizá era envidia de que ella fuera la esposa de Vallejo”, señala.

Como se recuerda, tras la muerte de su esposo, Georgette dedicó el resto de su vida a difundir la obra de Vallejo, contribuyendo significativamente al reconocimiento mundial del autor de Los heraldos negros, Trilce, Poemas Humanos, entre otras afamadas creaciones literarias.

 El público acudió en buen número al auditorio del IRPB.

Jorge Puccinelli
“A un profesor se le respeta y escucha; a un maestro, además, se le admira y se le aplaude. A un profesor se le acepta por la ley de las circunstancias obligadas; a un maestro se le elige entre muchos, por encima de las contingencias. Cuando hablamos de Jorge Puccinelli estamos frente a un verdadero maestro, mentor de la generación del 50 y de la generación del 60 de la literatura peruana”, aseveró Manuel Velásquez al referirse al ilustre discípulo de Porras.

Sobre Puccinelli, quien dejó de existir en octubre de 2012, Porras Barrenechea escribió: “Es uno de mis mejores amigos y discípulos cuya leal e invariable amistad de más de 20 años ha sido siempre uno de mis mayores halagos intelectuales y afectivos”.

 

De Izq. a Der. Manuel Velásquez, Danilo Sánchez Lihón, Florencia Roldán y Emilio Sánchez Lihón.

Y es que como bien subrayó Velásquez Rojas, Puccinelli Converso “fue leal de raíz y obra” a su célebre maestro, cuya memoria ha conservado durante décadas hasta los últimos días de su vida, a través del Instituto Raúl Porras Barrenechea (IRPB) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

En la ceremonia de homenaje a ambas personalidades organizada por la Asociación Capulí, Vallejo y su tierra también participaron intelectuales como el Embajador Harry Belevan, director del IRPB; Florencia Roldán, Emilio Sánchez Lihón, Frederik Sotomayor y Danilo Sánchez Lihón. Entre los asistentes estuvieron la conocida actriz Delfina Paredes y el psiquiatra Mariano Querol, ambos sanmarquinos, entre otros invitados.