Ruperto Severino López junto a personal comprometido con el cuidado de las áreas verdes.

La conservación y mantenimiento de las áreas verdes son claves para tener un ambiente agradable y limpio, que permita un desarrollo adecuado de las personas. Además, podemos obtener beneficios de los diversos árboles que dan vida a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Bajo este concepto el biólogo Ruperto Severino López, jefe del Proyecto Jardines Botánicos y Jardín Ecológico de nuestra casa superior de estudios, proyecta una Ciudad Universitaria donde las plantas y flores se integren con el quehacer académico sanmarquino, a través de un reordenamiento total.

 

Conferencia Biotecnología en la Agricultura, ofrecida en el auditorio de la Facultad de Ciencias Biológicas.

“Debemos reconocer las especies que tenemos, localizarlas y considerar si su ubicación dentro de nuestro espacio universitario es la adecuada para poder sacar provecho de ello. Por ejemplo, nuestros ficus podrían ir juntos a las Facultades o a las áreas cercanas a las avenidas, ya que por su frondosidad y otras característica son ideales para reducir el ruido”, afirmó.

Asimismo, el Dr. Severino López explicó que los eucaliptos y los molles captan grandes cantidades de CO2, lo que permite limpiar el aire que respiramos. “Las plantas nos dan un servicio invaluable, pues no existe precio para el oxígeno que nos brindan”, señaló.



Centro de producción

Bióloga Judith Toledo.

Una idea innovadora es perfilar el Proyecto Jardines Botánicos y Jardín Ecológico como un centro de producción, que genere ingresos económicos para la universidad y permita mejorar las áreas verdes.

Esto sería posible con la implementación de un laboratorio de cultivo in vitro, que permitiría reproducir especies cotizadas en el mercado, como algunos tipos de flores o semillas.

En este sentido, la bióloga Judith Toledo ofreció la charla Biotecnología en la agricultura, el 24 de febrero, en la Facultad de Ciencias Biológicas, donde explicó algunas técnicas utilizadas en los laboratorios para incrementar la producción de semillas, frutos o flores: la organogénesis y la inmersión temporal.

Ambas producen mutaciones favorables que aumentan la resistencia a condiciones climáticas adversas, a suelos inadecuados, entre otras. “Es posible implementar un laboratorio básico en San Marcos y comenzar a trabajar en él ya que la limitación no son los equipos, sino lo que uno decide no hacer”, expresó.



Cuidado de jardines

Bióloga Giuliana Barra Mendoza.

El buen estado de las áreas verdes depende de toda la comunidad universitaria, por lo que es importante sensibilizar a la población sanmarquina sobre su importancia.

Para lograr este objetivo, en los próximos meses se realizarán diversas charlas y programas de capacitación, según afirmó la bióloga Giulianna Barra Mendoza, jefa de Biodiversidad y Actividades Culturales, perteneciente al mencionado Proyecto.

“Esto implica la implementación del riego por aspersión, que ya lo utilizamos en algunas áreas verdes. La idea es cubrir la totalidad de la Ciudad Universitaria con este sistema, que nos facilitará, además, ahorrar grandes cantidades de agua, elemento indispensable para la vida y cuya escasez es desde hace años una preocupación mundial”, sostuvo.