El tipo de alimentación que ingieren y la actividad física dinámica que practican los pobladores de zonas de altura del país, serían algunos de los aspectos que influyen en la baja incidencia de casos de accidentes cerebrovasculares, lo cual contrasta con el modo de vida de los habitantes de ciudades a nivel del mar, como Lima, en donde se diagnostica una alta incidencia de hipertensión y de hipercolesterolemia (exceso de colesterol).

Continua leyendo