mp3 download for android https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fy.mp3download https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fy.musicdownload descargar mp3 https://play.google.com/store/apps/details?id=com.ff.mp3download https://play.google.com/store/apps/details?id=com.ff.musicdownload descargar mp3 https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fz.mp3download https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fz.musicdownload descargar mp3 https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fi.mp3download https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fi.musicdownload descargar mp3 https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fs.mp3download https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fs.musicdownload descargar mp3

Aurelio  Miró Quesada Sosa

Nacido en Lima en 1907, Aurelio Miró Quesada Sosa fue hombre multifacético: periodista, investigador, literato, viajero y maestro universitario. Vivió profundamente vinculado a la Decana de América, desde su ingreso como estudiante, después profesor, luego Decano de la Facultad de Letras y Rector entre 1962-1967.
El Inca Garcilaso de la Vega es el tema símbolo de toda su obra. En varias ediciones ha revelado hallazgos importantísimos y dado interpretaciones definitivas.
La noticia sobre el verdadero origen de la madre del Inca Garcilaso de la Vega se lo debemos a Aurelio Miró Quesada Sosa. En uno de sus viajes al Cusco encontró el testamento de Chimpu Ocllo, madre del inca, con el nombre españolizado de Isabel Suárez. Es el único documento encontrado en cuatro siglos sobre la progenitora del autor de Los Comentarios Reales.
"En 1927, cuando estaba en el Cusco tuve molestias de salud, al día siguiente el médico que me atendió me preguntó ¿sabe usted en qué casa ha estado durmiendo? Esa pensión era la casa del inca", contó en una oportunidad Miró Quesada Sosa al recordar sobre las incidencias del tema al que le dedicó la mayor parte de su vida.
En esa misma entrevista Miró Quesada precisó que en la ciudad de Montilla, en España, se mantiene vivo el recuerdo del inca. "Su casa es ahora la Casa de la Cultura, he estado allí en dos oportunidades en jornadas garcilasísticas".
"El Inca Garcilaso de la Vega (1945-1948)", estudio biográfico por el cual se le otorgó en 1945 el Premio Nacional, es la obra que contiene la mayor y más amplia investigación sobre el inca.
Los estudiosos de la obra de Aurelio Miró Quesada Sosa, señalan que fue un pulcro escritor y cuidadoso investigador que legó a la humanidad libros como Notas de tierra y mar, Martín de Porras en el arte y el folklore, Lima Ciudad de los Reyes, Vuelta al mundo y Costa, sierra y selva, entre otros.
Sobre este último libro, el crítico Estuardo Núñez señala que el agradable ritmo y la sugerente sencillez de la obra nos conducen, salvando la topografía, hacia un conjunto integral de bellezas de curiosidades y de impresiones sociológicas y psicológicas de las diferentes regiones que recorrió.
Con respecto a sus estudios comparativos sobre América en el teatro de Lope de Vega, de Cervantes, del Perú, así como de su disertación sobre Lope de Vega y el Perú, los seguidores de su obra señalan que son puntos importantes sobre las relaciones entre Perú y España en los siglos VI y VII. El autor investiga las bendiciones del mestizaje, escudriña la historia, el paisaje y geografía nacional para defender con valentía el interés invariable de la peruanidad e ir en busca de la verdad.
Otra de las características de la obra de Miró Quesada Sosa, es que sus estudios pueden servir de pie para investigaciones posteriores, como es el caso de El virreinato y la conciencia nacional del Perú, Ideas y procesos de mestizaje en el Perú y Francisco Fernández de Córdova criollo del Perú.
Asimismo, en sus investigaciones el autor ofrece noticias nuevas, datos desconocidos, documentos inéditos, fechas exactas, cartas privadas y olvidadas de figuras ilustres como la fecha de la muerte de Manuelita Sáez, una descripción inédita de Lima en el siglo XVIII, cuándo y cómo se inauguró la plaza de toros de Acho, cartas inéditas de Palma, de César Vallejo, todas ellas publicadas en El Comercio, diario donde trabajó desde los 23 años de edad.
Durante 30 años dictó el curso de Historia de la Literatura Castellana; al respecto manifestó que con esta cátedra propugnó poner el acento en la lengua para que no fuera literatura española, o sea que no se pensara que era literatura de España, sino literatura castellana por ser lengua castellana
Además de su intensa actividad como periodista, investigador y maestro, tuvo tiempo para presidir la Academia Nacional de Historia, así como para asistir regularmente a las sesiones como miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de la Sociedad Geográfica del Perú. Don Aurelio dejó de existir en 1998 a los 92 años de edad.